24/02/2019 0 Comentarios Experiencias

¡Bienvenid@s a Mimaté!

He tenido la gran oportunidad de disfrutar durante unas horas del maravilloso universo de Mimaté. Un oasis lleno de tés e infusiones de todos los sabores, cafés artesanos y sobre todo un espacio repleto de paz. Nai, su fundadora, tras licienciarse en bellas artes y trabajar durante más de cinco años el mundo del té, ha diseñado un espacio a su medida donde todo tiene un único objetivo: “el bienestar de cada uno de sus clientes”.

Eva, Nai y Maite

El mobiliario lo ha elaborado ella misma cuidando con mimo, kilos amor y una pizca de magia cada detalle, al igual que la decoración. Durante el año, se elabora con conciencia la carta (aquí se nota cuanto les apasiona su trabajo), dando mayor protagonismo a los tés frutales y frescos en primavera/verano y priorizando la canela, almendra o las especias, durante los meses de otoño e invierno.

Maite, su hermana y mitad del corazón de Mimaté, realiza de un modo manual cada uno de los tratamientos de belleza. Con más de trece años de experiencia, ha elaborado una carta de tratamientos deliciosa. Todos los productos que emplea son orgánicos, con el té, café y cacao como principios activos. Su tratamiento estrella es “Alquimia” formulado a base de hidrolatos y aceites vegetales, con el que eleva el cuerpo y la mente de cada client@, a un plano superior.

Además, durante cada mes, se llevan a cabo diferentes talleres como Terapia de Sonido, Reiki, Chi Kung (que gánas tengo de probarlo 😉 o Monoimpresión de cerámica con el té como hilo conductor. Todos ellos impartidos por 8 poderosas mujeres que colaboran con Mimaté. (info www.mimateshop.com)

Una de las cosas que más me llamaron la atención, fué comprobar como Nai conoce a gran parte de sus client@s por el nombre. Me confesó que muchos de los tés que trae, lo hace porque al probarlos por primera vez se ha acordado de un client@ enconcreto y considera que le puede gustar. ¡Algo que hoy en día no tiene precio!

Mimaté es un espacio mágico, uno de esos sitios en los que el tiempo se para cuando entras por puerta, donde el aroma que se respira te transporta a tus mejores recuerdos y la calma que se siente en su interior, te hace sentir como en un mullido sofá delante de un chimena encendida. ¡Gracias Chicas!

     “Para mí un té compartido es un encuentro que se combierte en una oportunidad”

 

 

 

 


Compartir:
Etiquetado: